Todos los artículos sobre Gary Lineker

MuchoMundial.com | Revista Digital de Fútbol Internacional

Máximos goleadores por Copa del Mundo

Los grandes ‘killers’ mundiales

El delantero francés Just Fontaine, quien marcó 13 goles en el Mundial de 1958

Como se ha dicho desde siempre la salsa del fútbol es el gol y son los jugadores ofensivos los que llaman la atención del público. Por ello el futbolista que más goles anota en el torneo más importante a nivel de selecciones ha inscrito su nombre en una selecta lista donde se encuentran muchos de los mejores anotadores de la historia de este deporte.

En las 19 ediciones disputadas hasta ahora de la Copa del Mundo encontramos nombre ilustres como Gerd Müller, Sándor Kocsis, Just Fontaine, Eusebio, Garrincha o Ronaldo. Fue el único francés que aparece, Fontaine, quien batió el récord al anotar 33 tantos en un mismo campeonato, el de Suecia 1958. En la siguiente edición, en Chile, se superó otra marca, hasta seis hombres compartieron el premio con cuatro dianas, la cifra más baja hasta el momento.

Ver completo

MuchoMundial.com | Revista Digital de Fútbol Internacional

Los mejores futbolistas de la historia: Fritz Walter

Fritz Walter, el origen de la leyenda alemana

Este delantero reconvertido a centrocampista nacido en Kaiserlautern forjó una mentalidad que sigue latente en el espíritu del fútbol alemán. Y es que decía Gary Lineker tras perder en semifinales del Mundial de Italia’90 por penaltis contra los germanos que el balompié es un “deporte que inventaron los ingleses, juegan siempre once contra once, pero siempre ganan los alemanes“.

Los alemanes ganaron su primer Mundial tras remontar un 2-0 inicial de Hungría

Esta máxima no se cumplía, ni mucho menos, hasta que ocurrió un milagro el 4 de julio de 1954 en la localidad suiza de Berna, hasta que un grupo de hombres capitaneados por Walter cambiaron la historia radicalmente, inculcando los valores de la competitividad, del compromiso, la eficacia y la lucha que aún perduran hoy en día después de tres entorchados, cuatro subcampeonatos y tres terceros.

Y es que nadie confiaba en una selección de jugadores que no disponían del grado suficiente de preparación que otorga una liga nacional, inexistente en aquella época en un país en reconstrucción cuya autoestima estaba por los suelos después de caer arrasado por segunda vez en menos de medio siglo. Además algunos de sus mejores baluartes, como Fritz, llegaron en edad avanzada y habían sufrido en sus carnes las miserias de la guerra. Ver completo