Todos los artículos sobre Marco Van Basten

MuchoMundial.com | Revista Digital de Fútbol Internacional

Máximos goleadores por Eurocopa

Los ‘killers’ que escribieron su nombre en el viejo continente

Platini, capitán de Francia, se erigió en el líder con nueve tantos en la Eurocopa que organizaron y ganaron en 1984

El claro protagonista de estos datos que os mostramos, los máximos goleadores en cada Eurocopa, es el francés Michel Platini, con sus nueve tantos anotados en la Eurocopa de Francia de 1984, una cifra a la que todavía no se ha acercado nadie, ya que los jugadores que lo siguen sumaron a su cuenta cinco dianas.

La nación que más “pichichis” ha tenido es Alemania, con 4, tres de ellos en solitario (Gerd Müller, Dieter Müller y Klaus Allofs), ya que Yugoslavia también aporta cuatro nombres a la lista, aunque sólo uno lo fue en solitario.

Ver completo

MuchoMundial.com | Revista Digital de Fútbol Internacional

Hat-tricks en la Eurocopa

Marcar tres goles en el torneo continental

El francés Michel Platini ha anotado dos hat-tricks en la historia de la Eurocopa

En 1960 se disputó la primera Eurocopa de fútbol de la historia, y hasta ahora se han jugado trece ediciones. Normalmente y al contrario de lo que pasa en las primeras rondas de la Copa del Mundo la diferencia entre las selecciones es pequeña y no se han dado grandes goleadas. Por tanto no es sencillo anotar un hat-trick en dicho torneo, y sólo ha ocurrido en ocho ocasiones.

Ver completo

MuchoMundial.com | Revista Digital de Fútbol Internacional

Holanda vence la Eurocopa de Alemania 1988

Van Basten consuela a la ‘Naranja mecánica’

Ruud Gullit y Marco Van Basten celebran la consecución del título

La década de los 70 fue la época dorada del balompié holandés. El Feyenoord fue el primer club de los Países Bajos en alzar la Copa de Europa el 6 de mayo de 1970 en San Siro. Su gran rival tomó el testigo en la máxima competición continental y se llevó para Amsterdam las tres siguientes. El Ajax de Cruyff, Neeskens, Mühren o Haan marcaron historia perfeccionando el conocido como “fútbol total”, donde todos atacaban y defendían como un bloque unido.

Estos formaron la columna vertebral de la selección ‘orange’ que encandiló al mundo con su juego preciosista y alegre. No obstante dicho conjunto abrió una herida que todavía no se ha podido cicatrizar. Dos mundiales que merecieron y rozaron con la punta de los dedos para ver con impotencia cómo se les escapaban. La injusticia se cebó con el seleccionado holandés en el Mundial de Alemania 1974 y en el de Argentina en 1978. En ambas ocasiones fueron las anfitrionas quienes les separaron de la gloria.

Ver completo