Walter, Beckenbauer y Matthaüs, motores de las selecciones alemanas campeonas del mundo

Pura ingeniería alemana

Beckenbauer levanta la Copa del Mundo en 1974 en el Olympiastadion de Munich

Hayan obtenido buenos o malos resultados, hayan convencido o no con su juego, y tengan mejores o peores futbolistas, ante la llegada de un gran torneo siempre hay que tener en cuenta a la selección de Alemania como una de las principales favoritas. Orgullo, competitividad, unión o eficacia son algunas de las características innatas de cualquier futbolista teutón cuando se enfunda la casaca nacional.

La selección germana es una de las más laureadas del planeta porque su palmarés es envidiable. En los mundiales ha obtenido tres títulos (1954, 1974 y 1990), cuatro subcampeonatos (1966, 1982, 1986 y 2002) y cuatro terceras plazas (1934, 1970, 2006 y 2010), mientras que en las eurocopas han levantado tres trofeos (1972, 1980 y 1996) y tres segundos puestos (1976, 1992 y 2008).

Walter se convirtió en un ídolo en Alemania que perdura hasta hoy en día inculcando la mentalidad imperante en el futbolista teutón

Los aficionados alemanes sacan a hombros al capitán de la selección, Fritz Walter, que lleva en su poder la copa Jules Rimet

Para que una buena máquina funcione, debe haber un motor que la impulse, e históricamente los teutones han engendrado a un tipo de jugador perfecto para realizar dicho cometido. Un centrocampista todoterreno que ataca y defiende con el mismo ímpetu y eficiencia, que siempre aparece en los momentos fundamentales de los encuentros y que por ello se erige en el líder sobre el terreno.

El primero de ellos fue Fritz Walter (artículo en MuchoMundial), el capitán del combinado que obró el milagro de Berna en 1954. Esa cita cambió el sino alemán para siempre, y gracias a su calidad deportiva y humana se convirtió en un ídolo de la posguerra. Se retiró en las semifinales del Mundial de Suecia de 1958 con 37 años, 61 internacionalidades, 30 capitanías y 33 tantos.

Aunque era una empresa complicada, su sucesor lo superó con creces, y es que Franz Beckenbauer marcó una época, tanto en su país como en su club de siempre, el Bayern de Munich, que desde entonces se convirtió en hegemónico, pero que hasta el ‘Kaiser’ había sido una montaña rusa.

Su principal virtud era su elegancia. Tenía una calidad al alcance de muy pocos y es espectacular verle en vídeos comenzar una arrancada desde su campo, con la cabeza siempre levantada, deslizándose sobre el césped, zafándose de los adversarios con quiebros y con paredes para terminar la jugada con un disparo impecable.

Beckenbauer con el brazo en cabestrillo en las semifinales del Mundial de México 1970 ante Italia

Ésta era otra de sus características fundamentales, su letal lanzamiento lejano. También cabe destacar su polivalencia, iniciando su carrera como delantero para concluirla en un puesto que inventó y perfeccionó como nadie, el de líbero, habiendo jugado tanto en la banda como en la medular.

Un líder tanto dentro como fuera de la cancha. En las semifinales del Mundial de 1970 ante Italia, se lesionó el hombro y permaneció con un brazo en cabestrillo durante toda la prórroga. O en la siguiente Copa del Mundo que ellos organizaban, donde perdieron el primer encuentro, y junto a Gerd Müller llevaron a cabo un motín en el vestuario y se hicieron con el control para acabar levantando el trofeo Jules Rimet.

Así propulsó al Bayern a la cima con cuatro títulos de Bundesliga (1969, 1972, 1973, 1974), cuatro Copas de Alemania (1966, 1967, 1969, 1971) y triple vencedor de la Copa de Europa, actual Liga de Campeones (1974, 1975, 1976). Por su parte en 103 partidos internacionales con la selección alemana, marcó 14 goles y consiguió un Campeonato del Mundo (1974), un subcampeonato (1966) y un Campeonato de Europa (1972).

Los capitanes de Argentina y Alemania, Maradona y Matthaüs, se saludan en la final del Mundial de Italia 1990 en el Olímpico de Roma

Además ostenta un récord, es el único que ha vencido un Mundial como jugador y como entrenador, en Italia 1990, donde contaba con otro líder en el campo, su prolongación, lo más parecido a él que ha surgido posteriormente, Lothar Matthäus. Otro ídolo del Bayern y del combinado nacional que poseía las mismas virtudes que su inspiración, aunque un escalón inferior. Lothar fue 150 veces internacional, logrando 23 dianas. Además del trofeo transalpino logró el Europeo de 1980 y dos subcampeonatos mundiales (1982, 1986).

Descargar Guía Eurocopa 2012 Mucho Mundial


Un comentario sobre Walter, Beckenbauer y Matthaüs, motores de las selecciones alemanas campeonas del mundo

  1. Artículo enlazado desde "Eurocopa 2012: opiniones de Panucci, Beckenbauer, Advocaat y Vida | MUCHO MUNDIAL - Actualidad: Eurocopa 2012 - Olimpiadas 2012 - Mundial Brasil 2012"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Artículo archivado en A Fondo, Fútbol estelar, Historia reciente y Retrospectiva, Zona Freak, · Campeonatos.

Relacionado con , , , , , , , , , , . Volver al inicio.





Artículos que también te pueden interesar:

Eurocopa 2012: opiniones de Panucci, Beckenbauer, Advocaat y Vida Reflexiones sobre la Eurocopa A falta de pocos días para el comienzo de la Eurocopa, protagonistas propios y personajes de peso de las distintas selecciones nacionales aportan sus opiniones acerca de...
Beckenbauer cree que Alemania “tiene la mejor selección de su historia” El Káiser se muestra optimista para la Eurocopa En una entrevista con el diario alemán Bild el mejor futbolista de la historia de dicho país, Franz Beckenbauer, opina que el seleccionador actual,...
Blatter: “Alemania pudo comprar el Mundial de 2006″ Lío entre Blatter y la federación alemana El presidente del máximo organismo futbolístico, Joseph Blatter, ha dejado entrever que Alemania pudo cometer ciertas irregularidades para adjudicarse la...
Panenka dio a Checoslovaquia la Eurocopa de 1976 en Yugoslavia La sangre fría de Panenka Corrían las 11 de la noche el 20 de junio de 1976 en el estadio Estrella Roja de Belgrado. Checoslovaquia había comenzado la tanda de penaltis en la final de la Eurocopa...